Facebook |  Twitter | LinkedIn  |  G+ |  YoutubeBlogger

¿Tendrá mi nariz “aspecto de operada”?

Mi objetivo principal a la hora de plantear y practicar una Rinoplastia es que el resultado sea absolutamente natural. Si se nota que una nariz está operada es siempre un fallo del cirujano que la ha intervenido.

Tengo miedo de no parecer el mismo de antes, ¿me va a cambiar la personalidad?

Es un error pensar que la personalidad de una cara reside en una nariz grande y/o fea, especialmente en pacientes menores de 40 años. La experiencia nos demuestra que la gente se encuentra mucho mejor con una nariz más bonita, y que su “personalidad” pasa a residir tras la Rinoplastia en unos ojos ahora aparentemente más grandes y separados, una cara más armónica y bella, etc.

¿Puedo elegir la forma y tamaño que desee?

En la gran mayoría de los casos sí (dentro de que el aspecto final sea natural), pero hay pacientes con particularidades anatómicas que pueden condicionar el resultado, y debe valorarse caso por caso. Además, siempre debemos tener en cuenta la armonía y el balance con el resto de la cara. En general debe evitarse reducir excesivamente el tamaño de la nariz.

¿Hay una edad límite para operarse de la nariz?

No, es una cirugía que puede realizarse en cualquier momento de la vida desde los 16 años (en casos excepcionales desde los 14), aunque la edad ideal está en los 18-35. A partir de los 50 años es conveniente evitar los cambios radicales, ya que a esa edad tenemos mucho más grabado nuestro esquema corporal.

¿Podré respirar bien después de la cirugía?

Sí, tras una Rinoplastia bien hecha el paciente debe respirar al menos tan bien como antes. Por ello en la mayoría de los pacientes practicamos al mismo tiempo una Septoplastia (cirugía del tabique nasal) y/o Turbinectomía (cirugía de los cornetes nasales), para evitar que pacientes que antes respiraban bien comiencen a hacerlo peor tras la Rinoplastia, o para conseguir que respiren bien pacientes que antes no podían hacerlo.

¿Cuándo comenzaré a ver los resultados de la intervención?

A los 8-10 días, cuando desaparecen los hematomas, la nariz ya tiene mejor aspecto que antes de la operación. Al mes estará claramente mejor y a los 3 meses el resultado estará a un 70-80%, pero a partir de ese momento la evolución es mucho más lenta y hasta el año no se alcanza el 90%, con el resultado definitivo a los 2-3 años y que se mantendrá toda la vida del paciente.

¿Me quedarán cicatrices visibles?

Aunque en casi todos los casos practico Rinoplastias “abiertas”, con una pequeña incisión en el centro de la columela nasal (columna central entre los orificios nasales) la cicatriz resultante es siempre indetectable si está correctamente realizada.

El resto de las incisiones se practican en el interior da la nariz, y por tanto las correspondientes cicatrices quedan completamente ocultas.

¿Puedo aumentarme la barbilla al mismo tiempo?

Sí, con frecuencia realizamos lo que se llama una “Perfiloplastia”, en la cual corregimos simultáneamente una nariz excesivamente prominente y una barbilla demasiado débil (con un implante de mentón).

Los resultados de este tipo de cirugía son muy brillantes porque se complementan muy bien, y la alteración de la barbilla suele pasar totalmente desapercibida.